miércoles, 2 de abril de 2008

¡OH DIOSO!



ESCRITOR ROSA MOSQUETA


Jaime Bayly es un encanto. Eso dice Manuela, mi prima, que sabe que el niño ya tiene 42 años. Además es escritor, advierte, mientras se viste con su tenida hot. Y mañana regresa al 2, se alegra, y me sirve el café. ¿Niño? Qué va. Bayly es un zorro. Lo de escritor de libros es más su cortina que su cuartada. Y tiene éxito. En España la hace. El sello Seix Barral lo edita como a Corin Tellado. Bayly es nuestro Tellado nacional. Solo que más degenerado.



No se lo digas a nadie fue un pellizco de loca. Los últimos días de “La Prensa, que se publicó hace 11 años, su único logro. Del resto ni hablar. En La noche es virgen [Premio Herralde 1997], el jurado patinó. Bayly escribe para leer panza arriba en Totoritas. Qué otra cosa se puede hacer con Los amigos que perdí. Huevear. Y con Aquí no hay poesía, tirarlo a la basura. Me gusta Bayly, lo prefiero a Magaly, que es una sabandija ponzoñosa.



Entre Bayly y Beto Ortiz –mi hermano, y que vuelve también—, me quedo con el último. Ortiz tiene talento, sabiduría de carpeta y calle. Bayly, solo escozor. Cierto, Jaime es político, no lo dudo, por eso patea con los 2 pies. Y tiene ingenio más que genio para la entrevista. Cuánto bobalicón ha caído en su telaraña. Pero también mete las 4. A Alan le practicó la “lipo” popular sin quererlo con aquello del “teteo” y Lourdes quedó a vestir santos.



Con el hijo de Gladys Zénder –de quien está enamorado--, se lo palomeó al buenito de Jorge Salmón en San Isidro. ¿Ven? Como bataclana, se sirve de uno para joder al otro. Chismosea con Ximena Ruiz Rosas, su espejo con calzoncillo, y resulta. Le habla al oído a las señoras y le susurra al viejo en la oreja. Le grita al palomilla de ventana y les hace ojitos a las apretaditas de Lima Norte. Es ídolo en el penal de Santa Mónica y los lunes los estudian en la UPC.



Bayly es el perfecto trans. Eso está de moda. Excita a chicas y a viejos. Alejandro Gravier, el marido de Valeria Mazza –celoso de él y por ella—casi lo agarra a patadas cuando Jaime coqueteaba con la modelo. Bayly es como el Perú: un país híbrido y andrógino. Ahora que vuelve, las noches del domingo serán más agradables. Ya no veré a Torres Caro ¡Qué maravilla! Y franco, me tiraré al francotirador.

2 comentarios:

Limber dijo...

Siempre palabras soeces y altisonantes. Disculpeme Ud.

CarritO dijo...

la verdad que sí Bayly exita a cualquiera, simplemente por ser él.